¿Qué hacer ante un Atragantamiento?

Los atragantamientos son situaciones que pueden darse fácilmente cuando comemos, independientemente de nuestra edad, o cuando hay niños pequeños, los cuales pueden atragantarse no solo con la comida, sino con juguetes y objetos de pequeño tamaño también.

Cuando una persona se atraganta, la respiración normal y el flujo de aire se interrumpen brevemente. Esto ocurre porque hay un trozo de comida o un objeto atascado en la tráquea. Una persona que se ahoga tampoco puede hablar, porque no puede respirar para producir el sonido vocal del habla.

Qué hacer ante un atragantamiento de un adulto y de un bebé

¿Qué debemos hacer ante un Atragantamiento?

Además de llamar al 112 y pedir ayuda, es importante que actuemos rápido e intentemos ayudar a la persona a expulsar aquello que le está impidiendo respirar. Para ello, utiliza la maniobra de Heimlich.

La maniobra de Heimlich fue desarrollada por el Dr. Henry Heimlich y es un procedimiento relativamente sencillo que puede cambiar una situación desesperada por una que salve vidas.

La maniobra de Heimlich se utiliza para despejar las vías respiratorias de alguien que se está ahogando. Es necesaria porque una persona que ha dejado de respirar no puede toser y así expulsar lo que está bloqueando sus vías respiratorias.

El procedimiento consiste en ponerse de pie o sentarse detrás de la víctima y colocar los brazos debajo de los suyos, con una mano encima de la suya apoyada en el abdomen y la otra debajo. Hay que presionar fuerte y repetidamente, lo que produce un empuje hacia arriba con cada compresión. La idea es golpear lo que sea que esté ahí (es decir, lo que esté obstruyendo las vías respiratorias) antes de que cause a la víctima un daño grave (es decir, daño cerebral).

¿Qué hacer ante un atragantamiento de un bebé?

En el caso de que el atragantamiento se produzca en bebés, la técnica varía bastante, principalmente a causa de su pequeño tamaño y que no podemos realizar la misma fuerza para hacerles expulsar aquello que les está obstruyendo las vías respiratorias.

Los pasos a seguir son:

  • Debes colocar al bebé boca abajo, sobre tu antebrazo, con la cabeza de este situada más abajo que su pecho, es decir, debe estar inclinado hacia abajo.
  • Sujeta su cabeza con tu mano y apóyate con tu pierna. No gires el cuello del bebé ni obstruyas su boca o nariz.
  • Utiliza la palma de tu otra mano para dar unas 5 palmadas en los omoplatos o parte alta de la espalda.
  • Inténtalo de esta manera y si no funciona, haz uso de esta otra opción.
  • Coloca al niño boca arriba, sujetándolo con tu brazo y apoyándote en tu pierna. Debe estar con la cabeza muy inclinada hacia abajo en comparación con el resto del cuerpo.
  • Ahora, coloca 3 dedos en el esternón y da 5 compresiones de forma rápida.
  • Intercala 5 palmadas en la espalda y 5 compresiones en el pecho hasta que este expulse el objeto.
  • En el caso de que este se desmaye, para esta técnica y comienza a realizar la técnica de RCP, y no pares hasta que este respire o hasta que llegue la asistencia sanitaria.

Deja un comentario

Acepto la política de privacidad *

Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Miguel Moreno como responsable de esta web. La finalidad de la recogida de estos datos se realiza solamente para responder a tu consulta. Estos datos estarán almacenados en los servidores de HostEurope, situados en la Unión Europea (política de privacidad de HostEuropa). Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a miguelmoreno@outlook.es. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en mi política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.