Saltar al contenido

¿Cómo hacer una Reanimación Cardiopulmonar?

Si no tienes formación en primeros auxilios, debes saber que la reanimación cardiopulmonar puede ayudar a mantener a alguien con vida hasta que llegue una ambulancia. No dejes que la idea de tener que hacer esto te asuste porque hoy en día la RCP es fácil de aprender y puede ser administrada por cualquiera. En este artículo te explicamos cómo hacer una reanimación cardiopulmonar, para que puedas actuar a tiempo si se da esta situación.

RCP son las siglas de Reanimación Cardiopulmonar, la cuál es una técnica vital que debe utilizarse de inmediato cuando una persona se encuentre en PCR o Parada Cardiorrespiratoria.

La Parada Cardiorrespiratoria se produce cuando hay una interrupción de la circulación y la respiración, que provoca, consecuentemente, una pérdida de la consciencia.

Cómo hacer una reanimación cardiopulmonar

¿Cómo hacer una reanimación cardiopulmonar?

Comienza, antes de nada, llamando al 112 y pon el móvil en altavoz, para así poder ayudar a la persona al mismo tiempo que esperas o das los datos necesarios. En el caso de que haya más de una persona en ese momento, que uno de ellos realice la llamada y la otra se ocupe de la persona inconsciente.

Comprueba rápidamente sus signos vitales tomándole el pulso en el cuello. Esto te permitirá confirmar que esta persona se encuentra en parada.

Coloca al paciente boca arriba y levanta su barbilla para que su cabeza se encuentre inclinada hacia arriba. Sitúate a un lado de él.

La técnica de RCP consta de estas fases:

  • Insufla aire en la boca, al mismo tiempo que tapas su nariz
  • Realiza compresiones torácicas de unos 5 a 6 cm, colocando las manos en el centro del pecho de dicha persona y mantén tus brazos siempre extendidos. La colocación exacta de las manos es la siguiente: Sitúa el talón de una mano justo en el centro del esternón, la otra mano encima y mantén los dedos de ambas manos entrelazados.

Intercala 2 insuflaciones cada 30 compresiones y repite el proceso hasta que llegue la ambulancia. 

Aunque puedas pensar que esta técnica no está teniendo efecto y pienses en parar, recuerda: no dejes en ningún momento de hacer RCP. Esta técnica puede ser la diferencia entre la vida y la muerte en muchos casos.

En el caso de que la persona recupere la consciencia, colócala en su lateral o costado y mantenla en esta postura hasta que llegue la ambulancia.

Por otro lado, si te encuentras en la calle, en zonas públicas, pide ayuda, ya que puede que hayan cerca desfribiladores preparados para este tipo de situaciones.