Saltar al contenido

Qué hacer ante un golpe de calor

Conoce en este artículo en qué consiste un golpe de calor o insolación, los factores y causas que lo provocan y qué debes hacer ante un golpe de calor.

Qué hacer ante un golpe de calor

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor se produce cuando la temperatura central del cuerpo se eleva a 40ºC o más. El cuerpo pierde su capacidad de enfriarse a sí mismo en este punto y el golpe de calor se clasifica como una emergencia médica grave. El golpe de calor puede ser mortal si no se trata rápidamente.

Estos son los síntomas de un golpe de calor:

  • Piel caliente y enrojecida
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad
  • Mareos
  • Náuseas y vómitos
  • Reducción de conciencia y convulsiones

¿Por qué ocurren los golpes de calor?

Los calambres por calor se deben a un gran esfuerzo, especialmente en ambientes calurosos. Es habitual cuando las personas hacen ejercicio o trabajan en un entorno caluroso durante un periodo prolongado. Cuando la temperatura del aire es alta, la sudoración excesiva conduce a la deshidratación y al agotamiento de la sal, haciendo que las reservas de sodio del cuerpo se agoten, lo que puede provocar vómitos, náuseas y debilidad.

La insolación se produce cuando la temperatura corporal de una persona sube demasiado, a menudo más de 40ºC, lo que hace que las células del cerebro se apaguen. Cada año, miles de personas mueren en todo el mundo por esta causa.

Algunos factores aumentan el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el calor:

  • Genética: Los hombres y mujeres con antecedentes familiares de síndromes relacionados con el calor, como el golpe de calor por esfuerzo o la muerte súbita cardíaca durante el ejercicio, tienen un mayor riesgo de padecer estas enfermedades.
  • Edad: Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el calor, porque no se adaptan tan bien a las temperaturas extremas como las personas más jóvenes. Debido a que a menudo toman medicamentos que los hacen más sensibles al calor, también tienen un mayor riesgo de sufrir deshidratación después de sudar mucho.
  • Género: El riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el calor es mayor antes y durante la menstruación, por lo que las mujeres pueden ser más propensas a sufrir un golpe de calor en estas situaciones.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

Cuando una persona sufre un golpe de calor, su cuerpo pierde líquidos y los niveles de sal en la sangre aumentan. El cerebro responde a esto haciendo que otros sistemas corporales trabajen más (aumentando la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria, etc.).

Si una persona con un golpe de calor restablece los niveles de líquido a la normalidad y reduce la cantidad de sal en su sangre a niveles normales, entonces todos estos sistemas corporales se ralentizan de nuevo y comenzarán a funcionar de forma más letárgica que antes.

Pero, ¿qué podemos hacer si una persona ha sufrido un golpe de calor? Estos son los consejos y técnicas que no puedes olvidar en estos casos:

  • Si la persona tiene síntomas de insolación, llame al 112. Quédate con ella, manteniéndola fresca e hidratada.
  • Si la persona ya está inconsciente, administre la RCP si sabes cómo hacerlo. No dejes que se mueva ni intente levantarse.
  • En cualquier caso, bájale la temperatura poniéndole un ventilador, cubriéndole con agua fría, toallas húmedas o bolsas de hielo.
  • Si la persona está despierta, dale líquidos (agua) y llévala al médico lo antes posible.